Apagad la música en Mali!

En el norte de Mali, en las dos terceras partes del país, los islamistas han prohibido la música, incluidos los cantos en los que se alaba al profeta.

La música es el alma de Mali, común a todos sus pueblos, y era hasta ahora su gran producto de exportación. Su Festival del Desierto, que se celebraba desde hace años, era el lugar al que acudían los promotores occidentales y los turistas, atraídos al mismo tiempo por el blues hipnótico de Ali Farka Touré, su gran embajador, la voz de Oumou Sangaré, el embrujo del desierto, el mito de Tombuctú. El Festival se va a celebrar este año “en el exilio”, dicen, http://www.festival-au-desert.org/index.cfm?m=0, cerca de Uagadugu (Burkina Faso), donde por cierto medra estos días, en un hotel que pertenecía –o pertenece aún- a la familia Gadafi, uno de los responsables del desastre de Mali, el tuareg metido a islamista Iyad Ag Ghali, líder de la facción Ansar al Din.

La aviación francesa ha bombardeado, por cierto, el Centro Gadafi, que el dictador libio había hecho construir a las afueras de Tombuctú y que servía ahora de base a los yihadistas de AQMI (Al Qaeda en el Magreb Islámico). Y esto es sólo el principio de una larga historia.

No es que los turistas se dejaran en Mali un dineral, pero el legado cultural de Tombuctú, Patrimonio de la Humanidad, el desierto y la música eran una fuente de ingresos imprescindible al menos para una parte del norte de Mali empobrecido y marginado por un gobierno que Occidente calificaba de “democrático”. Cuando todo esto empezó, en el invierno de 2012, la sequía había dejado este enorme territorio, así como toda la inmensa región del Sahel, en una situación peor que dramática. La guerra, y con ella el reclutamiento de jóvenes sin nada qué perder, hizo el resto.

Una gran cantidad de armas y cientos, por lo visto, de camionetas todoterreno llegaron al norte de Mali en cuanto acabó la guerra de Libia. Y, con todo este arsenal, los tuareg que habían combatido al lado de Gadafi. El libio había apoyado las rebeliones tuareg de los años noventa y del 2006 en Níger y Mali, y favor con favor se paga… De modo que los tuareg malienses del Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MLNA) se lanzaron hace ahora justo un año a la conquista de su territorio, que llaman Azawad. En marzo se les sumaron los grupos yihadistas -o lumpenyihadistas, encabezados más por gangsters que por ideólogos, rebotados de la guerra sucia de Argelia, antiguos afgani, aventureros…, extranjeros una cantidad indeterminada de ellos- que pululan por toda la región. En tres días, ocupaban las principales ciudades del norte, echando a patadas al ejército de Mali.

Pero los yihadistas han acabado haciéndose con el poder, a costa del MLNA. Lo mismo intentaron en Libia y lo mismo están intentando en Siria, por cierto. Para los nacionalistas del MLNA, había un límite en sus ambiciones territoriales, una frontera; los islamistas, en cambio, dicen aspirar a dominar todo el país. Por el momento, están ejecutando la vieja aspiración de los fundamentalistas wahabíes de Arabia Saudí que pagan todo tipo de fiestas de este estilo: acabar con la manera en que los africanos entienden el islam.

El momento en que estas facciones se lanzaron a la conquista de un importante aeropuerto en la zona fronteriza entre el norte y el sur fue el que determinó que Francia empezara a bombardearles.

¿Y a partir de ahora, qué?

Abdul Karim Sylla describe con todo lujo de detalles en Mali Actualités http://www.maliactu.net/comment-reconquerir-le-nord-mali/ cómo de desastrosa e interminable puede llegar a ser esta guerra en el desierto. Algo parecido han hecho otros analistas.

Apenas diez días antes de que la rebelión ocupara todo el norte, un grupo de militares chusqueros había dado un golpe de Estado, expulsando al presidente Amadou Toumani Touré (recordemos, un demócrata). Desde entonces, el presidente interino, el matemático y sindicalista Dioncounda Traoré, no levanta cabeza. El líder del golpe, untal capitán Sanogo, destituyó luego al primer ministro Sheik Modibo Diarra, un astrofísico que había trabajado para la NASA y que fue el responsable de Microsoft para toda África. El ejército de Mali está medio descompuesto y corrompido (la argumentación francesa de que hay que entrenarlo no es un pretexto, es real), y se dice que sus jefes cobraban su parte de los rescates de occidentales secuestrados por los chicos de Al Qaeda en toda la región, lo mismo que el ex presidente Touré y el “mediador” en el conflicto del norte, el presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré. Por lo que respecta al capitán Sanogo, ahora que están allá los franceses ya no pinta nada.

Por supuesto, hay muchas razones de fondo que explican todo esto, incluidas algunas teorías de la conspiración que incluyen la desestabilización de Argelia. Todas ellas van a ir emergiendo, espero. La intervención armada africano-occidental, que comienza con toda la pinta de fracasar, estaba prevista desde hacía tiempo. También estaban previstas las gestiones diplomáticas, de las que nada se sabe y que por encargo del secretario general de la ONU corren desde octubre a cargo de don Romano Prodi, ex primer ministro italiano y ex presidente de la Comisión Europea. De semejante nombramiento sólo cabe deducir que se procura que nada prospere.

¿Y qué hay para negociar? El MLNA, los tuareg nacionalistas, dicen que sólo ellos pueden acabar con los yihadistas. Y debe ser verdad. Lo harían a cambio de negociar un estatuto para su territorio del norte. El mencionado Iyad Ag Ghali también podría hacer lo mismo y abandonar a los islamistas. Pero la perspectiva de que los tuareg den pasos hacia su independencia contaminaría enseguida a Níger, a Argelia y Mauritania, y quizás también a los bereberes de las montañas de Libia que lucharon contra Gadafi.

Así que lo más probable es que haya guerra para rato (¿el Afganistán francés?) o que se obligue a los yihadistas a retirarse y esconderse, para volver a la misma situación de antes. Dará entonces tiempo, tal vez, para ir a comprobar cómo los islamistas han destruido el legado cultural de Tombuctú y qué ha sido de sus sesenta bibliotecas centenarias. Pero, ¿volverá la música al desierto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s